Datos personales

Mi foto

Amante de la lectura, los viajes, cine, series y una buena charla.

miércoles, 4 de febrero de 2015

Cómo dejar una relación sin despeinarte.






A estas alturas de nuestra vida tod@s sabréis que el amor eterno no existe. Lo único eterno es el cariño, la amistad, el confort de estar con alguien que te quiere, te conoce y te acepta tal cuál eres.
Pero cómo quitarnos de encima esos errores que cometemos antes de conocer a nuestra confortable pareja.
Aquí intentaré resumir en cinco puntos, las maneras menos difíciles de abandonar nuestros errores sentimentales, sin tener que pasar por la cárcel.

1. Hacerse el muerto.

Es la forma que tienen los cobardes de desaparecer. No hay que contestar ni a llamadas, mail, ni whatssaps, ni ninguna forma de comunicación. No respires muy fuerte no sea que puedan saber en qué lugar del mundo te puedan encontrar.
Este sistema es el utilizado por las personas que les gusta jugar con los sentimiento ajenos y cuando no saben cómo gestionar lo que sienten, huyen sin mirar atrás.

2. No es por ti es por mi.

El clásico. Estás hasta el moño del que ha sido el amor de tu vida, pero ahora se ha convertido en el anodino de tu existencia.  No quieres herirlo más de lo  necesario, porque a fin de cuentas el pobre tampoco tiene la culpa de que tú hayas tardado en descubrir que es un aburrido de la vida. Lo revistes todo como una metamorfosis mental tuya, donde lo que necesitas es la soledad para pensar en lo divino y lo humano. Empiezas a darle charlas metafísicas para convencerle que esta separación va a ser beneficiosa para ambos. En realidad tú no piensas  volver nunca. Pero él tampoco tiene porqué saberlo ahora.

3. Mi carrera es más importante que el amor.

De repente tu trabajo es lo más importante en tu vida. Todos tus esfuerzos y tiempo libre están dedicados a que el jefe de turno piense que eres alguien a tener en cuenta para un futurible ascenso. En realidad, tu amor es una carga a la que quieres dejar atrás mientras tú asciendes en la escala laboral.

4. La llamada divina

Dios te ha elegido como novia. Ante esa llamada, tú no puedes hacer oídos sordos. Empiezas a buscar monasterios en lugares de bonitos paisajes, y por supuesto con wifi. Tienes que abandonar a tu amor terrenal y centrar tu vida en tu amor celestial. Hazle saber que es un gran honor haber tenido como rival a dios.  Por supuesto, una vez con las  maletas hechas, tu rumbo no es el monasterio del Escorial, precisamente. Si no unas vacaciones en el Caribe. Los caminos de dios son inexcrutables!

5. Un gran poder requiere un gran sacrificio

Sin saber muy bien cómo, un día te levantas con poderes extraordinarios. Eres una mezcla de spiderwoman, Thor y Supergirl. Puede que sea debido a la ingesta masiva de cafeína, edulcorada con miel de abejas del Himalaya. Ya te advertía tu madre, que la única miel sana es la de la Alcarria. La cuestión, es que como es bien sabido, los héroes no pueden tener parejas sentimentales. Los pueden usar en su contra. Él entenderá que renuncias a él por su propio bien, para protegerlo.Pon carita triste, unas convenientes lagrimitas y a volar.

Hasta aquí mis ideas de cómo abandonar a una amor que ya no lo es tanto, sin tener que masacrarlo demasiado.

3 comentarios:

  1. Marisa, deberías publicar tus artículos en periódicos como Dios manda, tipo "El País". Me recuerdas mucho a Maruja Torres y también a Rosa Montero.

    ResponderEliminar
  2. Sagerá eres un rato..pero muchas gracias.

    ResponderEliminar
  3. Buenassss, muy buenas esas estratagemas para el abandono. Yo, como con la muerte, prefiero la hoguera a otras mas lamentables formas de morir. Es decir, tenemos que dejarlo porque tú no mereces este amor tan infame!! En fin, pero de las cinco tuyas, la primera es la del cobarde y la de la monja la más sublime.
    Sorprende lo versada que estás en estas lides...jajajajaja!!
    Una reverencia con sombrero para su Ilustrísima.

    ResponderEliminar