Datos personales

Mi foto

Amante de la lectura, los viajes, cine, series y una buena charla.

miércoles, 7 de septiembre de 2016

Casi porno





Se conocieron de forma casual, como se conocen las parejas destinadas a grandes pasiones. Ella escribió un tuit y uno de sus seguidores lo retuiteó. Él lo leyó y le dio al FAV, haciendo algún comentario al respecto. Ella le contestó y así comenzaron a escribirse mensajes que pronto derivarían en charlas más privadas. Sin saber cómo, enseguida se dieron cuenta que tenían gustos en común. Gustos que muy pocos saben apreciar y que casi hay que vivirlos en secreto. Encontrar a alguien así es casi un tesoro y decidieron conocerse y descubrir si la chispa en el mundo real también saltaba como ya había ocurrido en el virtual.
Pero debían ser muy cuidadosos, pues ninguno era libre. Ambos compartían sus vidas con personas a las que querían, pero que no sabían , no podían o no querían llenar esa parte que ellos necesitaban para sentirse completos, felices, satisfechos.
Después de mucho hablar, decidieron quedar en un lugar céntrico para conocerse. Fue un viernes, a la salida del  trabajo. Ya se habían visto por fotos y habían charlado varias veces por Skype, así que sabían perfectamente a quien se iban a encontrar.  A pesar de ello, ambos estaban nerviosos. Se localizaron pronto y se saludaron con dos formales besos en las mejillas. Las primeras palabras fueron atropelladas y las sonrisas algo tímidas. Decidieron tomar una caña y conocerse un poco mejor, aunque ambos sabían que si habían quedado no era para conocer sus vidas, sino para disfrutar de sus cuerpos.
Ya tenían hablado que irían a un hotel a las afueras de la ciudad. Lo habían buscado por internet y era justo lo que necesitaban. Era un hotelito discreto pensado para parejas no oficiales. Se pusieron en contacto con el establecimiento vía Telegram, y fue así como reservaron habitación. Apenas media hora más tarde se encontraban en lo que sería su nidito de…perversión.
La habitación estaba decorada con bastante buen gusto y además disponía de un saloncito con nevera y varios refrescos y cervezas dentro, y un completo cuarto de baño. La inspección ocular la hicieron de  manera rápida. Y casi con la misma rapidez se desnudaron.





¿Qué rumbo queréis que tome el relato?

1.   Que se arrepientan antes de seguir adelante y vuelvan cada uno a sus casas como si nunca hubiera ocurrido nada.
2.   Que se adentren en la aventura sexual…y lo que surja.

3.   Que se vayan de compras.

3 comentarios:

  1. La fantasía de todo tuirero ;-)

    ¡Gracias por tu blog!

    ResponderEliminar
  2. La fantasía de todo tuirero ;-)

    ¡Gracias por tu blog!

    ResponderEliminar