Datos personales

Mi foto

Amante de la lectura, los viajes, cine, series y una buena charla.

domingo, 7 de febrero de 2016

Ars Desamandi, 3.0


Breve relato de como hay cosas que las nuevas tecnologías, o ya no tan nuevas, han cambiado nuestro mundo. 
Hoy toca rupturas sentimentales.




Llamadme carca, vintage o incluso decimonónica, pero yo hecho en falta la calidez de una buena ruptura a la antigua usanza. Esas que se hacían cuerpo a cuerpo y no solo cara a cara, desde lejos, vía Skype. Sobre todo, echo de menos el poder romper las cartas y hacer trocitos las fotos. Eso desfogaba un montón. ¡Ahora es tan fácil deshacerse de todo! Un clic al Supr. y ya. Bueno, quizá sea necesario más de un clic. No olvidemos que tenemos que enterrar a nuestro ex y para ello es necesario borrar su existencia entre nuestros amigos de Facebook , seguidores de Twitter y demás redes sociales.   
En definitiva, me declaro dama victoriana con derecho a sufrir por desamor y lucir mi pálido rostro en Instagram.

Y escribidme cartas en papel perfumado, que eso me enamora mucho. Y el cartero más. Sobre todo si me llama dos veces….o tres. Ya me entendéis...