Datos personales

Mi foto

Amante de la lectura, los viajes, cine, series y una buena charla.

domingo, 6 de marzo de 2016

Sexo y mujeres y viceversa.





Este no es un artículo basado en un estudio de ninguna prestigiosa universidad de una ciudad de tercera de un país en vías de desarrollo. Es tan solo un breve artículo sobre lo que pienso y sobre mi experiencia de años de...imaginación..o no.

Lo que es una realidad es que a la mujer se la ha utilizado como objeto de deseo por parte del hombre, quisiera o no quisiera. Sin embargo, ella debía actuar como parte pasiva en este juego, porque si se intuía un atisbo de placer, ya era considerada una perdida, o comúnmente una zorra.
Se critica mucho, y con razón, a aquellos pueblos que practican la ablación, pero salvando las distancias, eso es algo que se ha practicado no solo en remotas ciudades de África, sino también, y no hace mucho tiempo de eso, en Europa, o en esos rincones del planeta que llamamos civilizados.
¿Acaso negar el placer en la mujer, pensar que no tiene derecho a sentirlo no es una forma de ablación? La mujer solo tiene que dejarse hacer y punto. Pues no! Las mujeres tenemos el mismo derecho que los machos de la especie en sentir gustirrinín y no sentirnos culpables.

Somos muchas las que nos da un gran placer y satisfacción poder ver escenas subidas de tono y no escondernos, leer novelas eróticas y comentarlas sin sentirnos seres raros y hasta algunas, las más sortudas, poder practicar actos que en algunos países se considerarían delictivos, pero que si te hacen sentir bien, es lo que importa.


Cada cual es muy libre de vivir el sexo cómo y con quien quiera. Todo está permitido mientras sea algo consensuado entre  los participantes. Y si a ti lo que te gusta es la escena del fontanero revisándote las tuberías es tan lícito cómo sentir un látigo en tus posaderas o ser tú la  dueña y señora de las esposas y amarrar a aquel/la que quieras.

Tenemos que desmitificar el porno y verlo cómo lo que es. Un juego. Un juego donde todos los participantes acatan las reglas y se divierten. Y da igual si eres hombre o mujer, tu religión o tu cuenta en el banco. Lo importante es participar y divertirse.


1 comentario:

  1. Ole, ole y ole. Decir las cosas claramente te engrandece aún más de lo que imaginas. Mi admiración se eleva al cuadrado. Besossss!!

    ResponderEliminar