Datos personales

Mi foto

Amante de la lectura, los viajes, cine, series y una buena charla.

viernes, 20 de marzo de 2015

Penny Dreadful o terror victoriano en estado puro


Esta semana toca crítica, de la mano de Paloma Muñoz, colaboradora de este blog, de una serie que os recomiendo encarecidamente. Sobre todo si os gusta el ambiente gótico y la buena "sociedad victoriana". Os dejo con ella. Disfrutádla!!







Cuando supe que iban a estrenar una serie norteamericana llamada “Penny Dreadful”, hace ya algún tiempo, recordé que ese título me resultada conocido.
¿Dónde lo había visto u oído? Sencillamente, no me acuerdo.
Pero sí recordaba que tenía algo que ver con ciertas publicaciones antiguas que contaban historias macabras y espeluznantes y que había mucha sangre, asesinatos y crímenes violentos a mogollón.
Después comencé a ver fotos e imágenes de la serie y de los personajes y me tiré como una loca a visionar trailers en el Youtube.
En fin, que cuando me quise dar cuenta de lo que sucedía, ya me había quedado absolutamente atrapada en las redes de este desparrame victoriano que no tenía desperdicio: las historias contadas y entrelazadas, las aventuras y desventuras de los personajes, la ambientación, la excelente fotografía, la música; todo aquello que tuviera que ver con esta originalísima y gratificante presentación de unos cuentos de terror y misterio ambientados en el Londres de finales del XIX, formaban un escalofriante retrato que casaba a la perfección con lo que yo defino como un deleite en estado puro.

Bueno, ya sabe la señora responsable de este blog literario que yo no puedo ser imparcial. No puedo. Y además no quiero.
Porque el sumergirme en ese Londres de 1891 y vivir con los personajes todo lo cruento, oscuro, secreto, misterioso, demoníaco, sobrenatural e irreal, era una de mis máximas aspiraciones y el mayor de los alicientes para que una serie me enganchara hasta este punto en el que estoy por ver y disfrutar de los episodios de la segunda temporada que muy pronto se estrena.

Lo que más me ha maravillado, a parte de la ambientación, la música, los momentos sin reposo ni tregua de enfrentamientos contra las fuerzas del mal: monstruos varios como vampiros albinos que sobreviven en el subsuelo de Londres, terribles maldiciones de ancestrales dioses, pretendidamente egipcios, extraños jeroglíficos hallados en inimaginables lugares, posesiones, exorcismos, asesinatos espeluznantes a la luz de la luna llena, ambientes morbosos y malsanos, laboratorios ensangrentados, salas de autopsias tétricas, terribles y desoladores manicomios victorianos, cielos plomizos, lluvia y niebla, la maldita niebla de Londres, es la historia puramente humana de todos y cada uno de sus personajes.
Y precisamente, el personaje que más me ha impresionado, sobre todo por la interpretación que de él se hace, es la criatura de Frankenstein, que en la serie recibe el nombre de Calibán, el monstruoso servidor de Próspero en la obra La Tempestad de Shakespeare.
El actor que interpreta a Calibán con tanto sentimiento, es el londinense Rory Kinnear, del que confieso, me he enamorado fulminantemente.  Su look, me resulta tan sombríamente fascinante, tan sobrecogedoramente morboso que supera la atracción que siempre he sentido por los personajes clásicos de la literatura romántica y gótica del siglo XIX.
El pobre Calibán se sube las solapas de su gabardina para ocultar las terribles cicatrices que cubren el lado derecho de su rostro. Un rostro que odia, así como odia su desventura:

― Me hiciste fuerte y resistente, ¡ojala me hubieras hecho atractivo!

Le dice a su creador al poco de aparecer en escena.

Penny Dreadful posee agilidad y elegancia en los diálogos.

Está muy bien servida de “razas de la noche”, ya que la serie no escatima en presentarnos vampiros, hombres lobo, criaturas acechantes en las sombras y un elenco de personajes con sus secretos a cuestas: el atractivo aventurero y explorador sir Malcolm Murray. La enigmática e inalcanzable flor de invernadero victoriano que es miss Vanessa Ives. El mundano dandy dispuesto a trajinarse a quien haga falta que es el seductor Dorian Gray. El pistolero de gatillo tan rápido como de corazón apasionado que es Ethan Chandler. El turbador y lacónico sirviente de sir Malcolm que es Sembene. La prostituta enferma de tuberculosis, una enfermedad muy victoriana por cierto, que es Brona Croft”. Y el joven doctor Frankenstein, un genio de la cirugía que no se muestra muy comprensivo que digamos con su primera creación, pero sí con la segunda.
Los actores están muy cómodos en sus papeles, a parte del grandísimo Rory Kinnear, Eva Green, que está un poco pasada de vueltas para mi gusto, pero hace un trabajo impresionante, el fantástico Timothy Dalton , tan elegante y de felina mirada, el guapito Reeve Carney, un poco insulso o sin la suficiente enjundia que requeriría el personaje de Oscar Wilde, Daniel Sapani, con su cara cubierta de extraños dibujos rituales, Billie Piper, la prostituta sensata, destinada a pasar de unas manos a otras, y Harry Tradeway como Frankenstein, obsesionado por la corta distancia que separa la vida de la muerte como el aleteo de un murciélago.
Para finalizar, quería destacar tanto las fuentes clásicas de las que bebe Penny Dreadful: Frankenstein, de Mary W. Shelley, Drácula, de Bram Stoker y El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde, aunque pueda haber otras, y la intervención en el guión de John Logan, el creador de Gladiator, del director Sam Mendes y de J A Bayona, también director, que firma los dos primeros capítulos. ¡Ah! y la inquietante, morbosa, triste y elegante música del compositor Abel Korseniowski.

Deseandito estoy de ver la segunda temporada.

No sé si voy a poder superar la espera.

¡Ah!, Penny Dreadful siempre en versión original, por favor

Paloma Muñoz


2 comentarios:

  1. Marisa, mil gracias por colgar mi nada imparcial crítica de Penny Dreadful. Prepárate para la segunda temporada. Eso va a ser ya el desparrame universal y sideral.
    ¡Ah! y gracias también por añadir mi cartel de la serie. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Está buena! Me parece que una serie plagada de personajes formidables y grandes actuaciones. Definitivamente el no ha podido ser más positivo: la serie ha sido definida como "imprescindible", "espectacular, impactante y prometedora" y se ha valorado especialmente tanto la escenografía como el trabajo de fotografía que nada tiene que envidiar a una producción cinematográfica. La nueva temporada temporada está lista y de verdad promete muchísimo, ojalá logre sorprendernos y engancharnos con esta segunda etapa.

    ResponderEliminar